Todo el mundo sabe del buen corazón de los monjes tibetanos ¿verdad?… pues a veces, como cualquier otro ser humano, la lían parda y terminan sintiéndose fatal… En éste precioso corto veremos un momento de debilidad y mal carácter de un anciano monje que no termina de entender lo que quiere de él un perrillo callejero… hasta que lo entiende, pero puede que sea un poco tarde… Para ver lo que ocurre tendréis que dar Play y… disfrutar un montón, porque es una bellísima historia sobre todo, para los peques de la casa… Lo pasarán muy, muy bien, prometido.

Compartir: