¡Harás el absoluto y completo ridículo en las reuniones familiares y lugares públicos!… No puedes hacerme pasar ésta vergüenza ajena e irte de rositas. ¡No podré perdonarte que todo el mundo vea lo absolutamente CHOF y LOL que pareces! y entonces te abandonaré, me iré muy muy lejos donde jamás hayan oído hablar de internet, donde no haya una tablet o un teléfono móvil… porque no soportaré la humillación y el pitorreo de los compañeros de trabajo, del resto de los familiares, de los amigos cachondos y por supuesto de los vecinos (los peores del mundo)…

Será el fin de nuestra relación. Si no quieres que me enfade y que salga de tu vida ¡¡No te emborraches en Navidad! No hace gracia, no eres gracioso o graciosa, no eres divertido, no eres simpático, no eres el Rey del mundo o la Reina del Universo… eres una piltrafilla humana cargada de grados de alcoholemia y absolutamente patétic@

Por ésto, porque no lo entenderé, porque no es necesario hacer el ridi, porque no tiene nada que ver con mi naturaleza seria y tranquila, por ésto te ruego que tengas en consideración mis sentimientos, mis vergüenzas, mis palabras… ¡¡No te emborraches en Navidad, te lo pido por favor!!

Compartir: